Publicaciones etiquetadas ‘elecciones’

elecciones,Poroshenko,Ucrania,Zelenskiy

¿Nuevas caras en la política ucraniana?

Nuestra Codirectora Ruth Ferrero analiza para la Revista Política Exterior los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Ucrania

La ciudadanía en Ucrania ha demostrado que está cansada. Cansada de la corrupción, de las promesas incumplidas, de los oligarcas y las zarinas del gas, del que todo cambie para que todo siga igual. Alrededor de diez millones de ucranianos de un total de 26.770.419 demostrando su hartazgo frente al inmovilismo de la clase dirigente.

Descargar en PDF

Leer más

Bálticos,elecciones,Estonia,extrema derecha

El ascenso de la Extrema Derecha en Estonia

“No podemos ya analizar las tendencias hacia el nacional-populismo en Europa del Este separándolas de lo que sucede en ese sentido en Europa Occidental. En definitiva, el hilo conductor es la revuelta de aquellos que consideran que ni la Unión Europea ni los gobiernos de sus respectivos países los han tenido en cuenta a la hora de desarrollar sus políticas públicas. Es un voto de rebeldía contra ese olvido”.

Descargar en PDF

Leer más

Duma,elecciones,Putin,Rusia,Rusia Unida

Eurasianet.es analiza las elecciones parlamentarias en Rusia de 2016

El pasado domingo 18 de septiembre se celebraron las elecciones en Rusia. Los resultados otorgan una amplia mayoria en la cámara baja de la Duma a Rusia Unida que con un 54% de los votos obtiene 343 diputados de 450 posibles. El proceso electoral ha sido analizado en varios medios por nuestro grupo de investigación.

  • Ruth Ferrero ha abierto la serie de publicaciones en Política Exterior con “Preparando las presidenciales de 2008”, cuya lectura se puede disfrutar en este enlace.

Descargar en PDF

Leer más

Donetsk,elecciones,Lugansk,Rusia,tensión,Ucrania

¿Qué está pasando en Ucrania? Las razones de una posible ofensiva rusa

 

Yakut, un exparacaidista ruso, muestra una bandera ucraniana capturada en la toma del aeropuerto de Lugansk, en el Este de Ucrania. (Reuters)

Tras las elecciones parlamentarias del pasado 26 de octubre y, sobre todo, tras los comicios en las regiones separatistas de Donetsk y Lugansk del 2 de noviembre la tensión en Ucrania se ha vuelto a acentuar.  Pero ¿cuáles son las causas de este recrudecimiento?

La primera de ellas probablemente sea consecuencia de los procesos electorales de las últimas semanas, en Kiev y en el Donbas. Las elecciones a la Rada dieron como vencedores a las fuerzas políticas más intransigentes con los separatistas prorrusos, así como con las posiciones más dialogantes con Moscú.

Tras la celebración de unas elecciones tachadas de ilegítimas por parte de la Unión Europea, por la OSCE y por Estados Unidos, pero reconocidas por Rusia, la respuesta de Kiev no se ha hecho esperar. Apenas tres días más tarde, Poroshenko dio la orden de enviar más tropas a las regiones separatistas, han impuesto el control de pasaportes entre estas y el resto del país y, por último, ha paralizado la aprobación de la ley de autonomía de esas regiones. Con estas acciones se firmaba también el acta de defunción del Acuerdo de alto el fuego de Minsk.

Las razones de una posible ofensiva rusa

Ante los acontecimientos de Kiev, la respuesta del otro lado no se ha hecho esperar y lo ha hecho a través de la movilización de tropas rusas hacia el Donbas. Esta decisión seguramente se ha tomado ante el temor de una nueva ofensiva militar ucraniana en el terreno, y por lo tanto, con un objetivo, en estos momentos, defensivo.

Sin embargo, no deberíamos ser tan ingenuos como para pensar que este sería

el único objetivo de los rebeldes prorrusos

Descargar en PDF

Leer más

2014,elecciones,escenarios,Parlamento,Ucrania

Tras las elecciones en Ucrania, ¿qué escenarios?

(Juanedc / Flickr)

Durante este mes de noviembre se cumplirá un año desde el comienzo de la crisis en Ucrania. A lo largo de este año Ucrania se ha enfrentado a muchos y variados retos que han puesto y todavía ponen en entredicho sus capacidades de supervivencia como país tal y como lo conocíamos tras su independencia. La caída de Yanukovich, la revuelta ciudadana del Maidan, la anexión de Crimea por parte de la Federación Rusa y el conflicto militar del Donbass han sido unos trágicos episodios que todavía no están cerrados y que sin duda han calado en la psicología colectiva de la ciudadanía.

Durante el pasado mes de octubre ha tenido lugar un episodio más de esta historia de la construcción nacional ucraniana, las elecciones legislativas a la Rada, elecciones donde se dirimía algo más que la representación de las fuerzas parlamentarias pues también se estaba eligiendo la estrategia a seguir en relación con el conflicto en las provincias del Donbass. La respuesta de los ciudadanos ha sido clara, la de una posición inflexible en relación con los rebeldes y en sus relaciones con Rusia.

Las elecciones legislativas, ¿continuidad o ruptura?

Las principales conclusiones que podemos extraer de las pasadas elecciones a la Rada en Ucrania son: la elevada abstención en todo el país, la ruptura del sistema de partidos existente hasta ese momento y la constatación de la ausencia de control por parte de Kiev de las provincias orientales.

Efectivamente, la participación electoral, en un contexto complicado, ha alcanzado apenas el 52%, frente al 58% de las celebradas en 2012, eso sí, con grandes disparidades entre las distintas regiones, ya que en las provincias del oeste lindantes con Polonia la participación ha alcanzado el 75%, mientras que en el Este no se llegaba al 30%. Si a esta baja participación añadimos la ausencia de Crimea en el proceso, y la de 16 distritos de Donetsk y Lugansk, resulta que más de 4,5 millones de personas no han podido votar, de haberlo deseado.

La cuestión de la participación en este proceso no es baladí ya que ha sido uno de los factores que ha supuesto un cambio radical en el sistema de partidos políticos y en los equilibrios de fuerzas existentes hasta la fecha en Ucrania. El otro factor determinante en esta ruptura ha sido la no participación de Crimea en el proceso electoral, y la ausencia de control por parte de Kiev de las regiones del Donbass, donde se celebrarían elecciones una semana más tarde.

Los ganadores

Los grandes vencedores de los comicios sin ninguna duda, y con las salvedades expuestas anteriormente, han sido los partidos que han mantenido posiciones más duras en relación con el conflicto en las regiones del Donbass, aquellas que han apoyado de manera más contundente las acciones de defensa nacional. Así, podemos hablar de dos grandes vencedores y uno que lo es menos. El Frente Popular, liderado por Yatseniuk, ha obtenido unos resultados (22,17%) muy por encima de lo esperado y se ha convertido, junto con Autoautoayuda (11%), liderado por Sadovyi, alcalde de Lviv, en la gran sorpresa de la Rada. El Bloque de Poroshenko (21,81%), cuyas propuestas se encaminaban hacia un diálogo con Moscú, no han tenido los resultados que esperaban (las previsiones eran de un 40%) después de haber ganado las presidenciales con un contundente 55% de voto a su favor. Esto significa que el presidente ha pasado de los 9,8 millones de votos en mayo a apenas 3,4 millones en tan sólo cinco meses. La clave es, sin duda, la ausencia de solución al conflicto en el Donbass y la firma del Acuerdo de Minsk. A la luz de estos resultados podemos afirmar que la ciudadanía ucraniana ha optado por dar su apoyo a aquellos políticos que han rechazado cualquier concesión y/o negociación con los pro-rusos y con Rusia.

Con estos resultados se consolida la ruptura del sistema de partidos hasta ahora existente en Ucrania. Los resultados tanto de Yatseniuk como de Autoayuda desafían el viejo sistema según el que muchos ucranianos votaban de manera sistemática al partido del presidente electo del momento. En estas elecciones los ciudadanos han decidido ser críticos con una acción de gobierno que no les ha convencido en absoluto.

Así las cosas, se plantea la formación de una gran coalición en la Rada formada por el Frente Popular de Yatseniuk, nuevo primer ministro, el Bloque de Petro Poroshenko y Autoayuda, el partido del Maidan, cuyo principal objetivo será la puesta en marcha de reformas económicas, administrativas y, sobre todo, anti-corrupción. Este gobierno de coalición tendría la llave de la gobernabilidad con 260 diputados de un total de 450, una mayoría comparable a la que obtuvo Yanukovich. Esta gran coalición tiene tres grandes ventajas. De un lado, permite legislar cómodamente el programa de reformas; de otro, permite a Poroshenko dejar fuera del gobierno al incómodo partido nacionalista Svoboda; y, por último, permitiría incorporar a esta gran coalición a otras fuerzas políticas afines a las reformas como Patria de Tymoshenko o a diputados independientes, que no pedirían puestos en el Gabinete. Este “frente amplio” sería el contexto perfecto para poner en marcha reformas constitucionales, ya que para las mismas se requieren 301 votos.

Veremos en todo caso como funciona el nuevo gobierno con la cohabitación Yatseniuk-Poroshenko ya que con la Constitución de 2004 vigente, la posición del presidente es débil, salvo en situación de guerra, y es de esperar que un debilitamiento del conflicto en el Este disminuya la influencia de Poroshenko. Esto se hará más patente cuando la influencia de Yatseniuk se incremente tan pronto como la opinión pública empiece a prestar atención a cuestiones económicas y sociales, más que a las securitarias.

Para seguir leyendo: Tras las elecciones de Ucrania, ¿qué escenarios?

Descargar en PDF

Leer más

Boletín

Síguenos en

Con el apoyo de

Colabora con

Agenda Pública - Analistas de Actualidad
ESGlobal Política, economía e ideas sobre el mundo en español
Balkania revista de estudios balcánicos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies